INICIO / BANDERA / ESCUDO / ATRÁS

 

                        Desde su mismo origen, la bandera cubana ha estado estrechamente ligada a la vida y los sentimientos patrióticos de                    los cubanos durante más de cien años, como también lo han estado el himno de Bayamo y el escudo de la palma real. Así                mismo la palma real, la mariposa y el tocororo, muy vinculados a nuestra cubanía, si bien no se incluyen entre los símbolos             nacionales -según la Constitución- son representativos del árbol, la flor y el ave nacionales, y por esa razón forman parte de         nuestro ser como nación.

  La poesía, en sus diferentes estrofas, ha sido expresión elocuente de esos sentimientos, que incluso reflejó José María Heredia en su composición titulada La estrella de Cuba (1) cuando aún no teníamos historia ni conciencia de nación y, menos, bandera.

El significado de la bandera, símbolo del gran cambio gestado desde 1868, no sólo político e ideológico, sino también cultural en su acepción más amplia -como ha señalado Yoel Cordoví Núñez (2), se ubicaba en el contexto de inicios de siglo entre los puntales en el enfrentamiento de ideas. Sugerente al respecto es la misiva que Máximo Gómez dirige al patriota puertorriqueño Sotero Figueroa en 1901, en donde advierte la necesidad de "preservar" lo que aún quedaba de la etapa libertadora: "su Historia y su Bandera". (3)

En la presente recopilación de poesía inspirada en la bandera de Cuba -devenida selección por razones obvias-, se reúne más de un centenar de textos, la mayoría consagrada directamente a ella. El resto, en mayor o menor medida, contiene alusiones dignas de interés para este volumen que ya hace más de medio siglo sugirió Félix Lizaso. De ahí que de muchos autores se haya seleccionado más de una obra.

La muestra -ordenada alfabéticamente por el primer apellido de los poetas, aunque podría haberse ordenado cronológicamente, ya sea por el año de nacimiento de cada uno de ellos (más de la mitad nació en el siglo XIX) o por el año en que escribió su composición-, refleja diferentes generaciones, puntos de vista y estilos, pero a todos los une un empeño común: rendir tributo a la bandera de la estrella solitaria, que a partir de la ocupación extranjera, y aún antes, "se convertiría en símbolo de reafirmación de la personalidad cubana, en tanto motivo patriótico y también de enseñanza" (4).

Ver Autores y Poemas

(Fuente: Poemas a la Bandera Cubana. Selección, prólogo y notas de Omar Perdomo)

 

NOTAS 

(1)- De este texto escrito en octubre de 1823 -publicado íntegramente en el presente volumen y que, para decirlo con palabras de Ángel Augier, "inauguró la poesía cubana revolucionaria, el canto robusto de la patria nueva"-, resulta oportuno destacar los siguientes versos: "Al sonar nuestra voz elocuente / todo el pueblo en furor de abrasaba, / y la estrella de Cuba se alzaba / más ardiente y serena que el sol."

(2)- Cuba, 1898-1902. Entre el "pan" y los sentimientos. En Bohemia (La Habana) 94(6):64,65; marzo 22,2002.

(3)- La carta privada de Máximo Gómez que menciona Cordoví Núñez fue escrita el 8 de mayo de 1901, en Calabazar, y en ella le comenta a Sotero Figueroa la evolución de los últimos acontecimientos ocurridos en Cuba y los cambios de actitudes de muchos con respecto a la coyunda de la Enmienda Platt. "En esos momentos (como señala Jorge Ibarra Cuesta en su libro Máximo Gómez frente al imperio, 1898-1905 , La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 2000, p.143), la mayoría que rechazaba la imposición de la Enmienda Platt en la Asamblea Constituyente había perdido terreno y parecía inminente la imposición de ésta [...] En esas difíciles condiciones, a los cubanos les quedaba como misión principal conservar las raíces de la patria".
En tal sentido se pronuncia Gómez en su carta: "Lo que tenemos que estudiar con profundísima atención, es la manera de salvar lo mucho que aún nos queda de la Revolución redentora, su Historia y su Bandera".

(4)- Cordoví Núñez, Yoel: ob.cit, p.65.